Enseñar a un perro mayor nuevos trucos: 5 consejos para cuidar a un perro mayor

Es inevitable que todo cachorro enérgico y revoltoso se convierta en un adulto sólido y honrado y, finalmente, en un senior estoico y reflexivo. La mayoría de los propietarios quieren que sus perros mayores estén cómodos y tranquilos en sus años de crepúsculo. A menos que padezcan una enfermedad que requiera tranquilidad y confort, los perros mayores necesitan ligeros ajustes en su vida diaria. Deben realizarse revisiones periódicas al veterinario, para estar al tanto de cualquier cosa que pueda escapar a la atención del propietario.

Juegos mentales

La estimulación mental es necesaria durante toda la vida de un perro. Tanto si se trata de un cachorro de seis meses como de un perro de diez años, todos los perros necesitan ejercicios mentales. Algunos de los ejercicios más discretos consisten en dar al perro un rompecabezas lleno de golosinas apropiado para un perro mayor. Enséñele tareas sencillas adaptadas a sus necesidades físicas, como los nombres de ciertos juguetes. Cuando aprenda los nombres específicos, ponga un juguete en otra habitación y haga que lo busque.

Nutrición

Hay muchos alimentos para perros senior en el mercado, pero no todos son adecuados para mantener una salud óptima para los perros mayores. Busque un alimento que tenga las proteínas como prioridad. La lista de ingredientes debe incluir una proteína en primer lugar (pollo, ternera, cordero, etc.). Otra cosa que necesita un perro senior es un nivel adecuado de Omega-6, que es más importante para mantener una piel y un pelaje sanos en los perros que envejecen. La comida para perros senior también debe contener FOS (fructooligosacáridos) para mantener un nivel saludable de bacterias en los intestinos. Esto maximiza la digestión.

Inspecciones

Dedique unos minutos cada semana aproximadamente a buscar bultos, lesiones o decoloraciones de la piel inusuales en el cuerpo. Aunque algunos bultos o lesiones son inofensivos, deben ser revisados por un veterinario para descartar un tumor. Observe el modo de andar del perro, prestando atención a una nueva cojera o a la preferencia de una pata sobre otra. Esto podría ser un signo de artritis, el inicio de una displasia o algo en la columna vertebral. Otro aspecto que hay que vigilar es la actitud. Si el perro se vuelve agresivo, inactivo o empieza a actuar de forma diferente a la normal, programe una cita con el veterinario. Puede ser que se esté desarrollando un tumor cerebral o que se haya desarrollado un dolor en alguna parte.

Ejercicio

La mayoría de los perros sénior no están preparados para correr una maratón o ir de excursión a la montaña; son capaces de dar un paseo alrededor de la manzana. Caminar aumenta la circulación, mantiene las articulaciones en movimiento y también proporciona otra vía de estimulación mental. Olfatear, observar, explorar, todo ello proporciona nuevas vías para el cerebro. Busque un grupo de propietarios que vivan con perros mayores y organice citas para jugar en un parque para perros. La socialización con otros perros ayuda a la actividad física y mental.

Rutina

Los perros prosperan con la rutina y la estabilidad. A medida que el perro envejece, habrá que hacer pequeños ajustes en su rutina diaria, pero no es necesario modificar completamente sus horarios. Dales cariño y disfruta de los días con ellos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *